A mi amiga

Siempre te sentabas detrás,

Con un chicle en la boca,

Y un montón de bolis de colores vivos,

Esparcidos por la mesa y por el suelo.

Yo te miraba a veces, curiosa,

Porque tu caos silencioso me atraía,

Porque te movías rítmica y elegante,

Como una ladrona de guante blanco.

Y solo a veces te delataba, cariño,

La belleza cantarina de tu risa.

Pero sigues siendo la mejor ladrona,

Porque cada vez que te veo

Me robas un pedacito de corazón,

Y solo me doy cuenta cuando llego a casa,

Me miro bien delante del espejo,

Y veo que mis mejillas han perdido su color.

Pero lo que más me gusta de ti, mi amor,

Es que me leas la mente,

Porque cuando quiero darte un abrazo,

Tú ya me lo has dado a mí.

No por ser hoy San Valentín,

Te voy a decir que te quiero,

Porque más que quererte,

Eres mi medio limón.

Y tú bien sabes, pequeña,

Que soy más de limones,

Que de naranjas.

 

Anuncios

Un comentario en “A mi amiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s